Logo Imagen
El Almacén Verde
Buscar
Usuarios

05/03/2021 | 07:39:38 PM

SALIR DEL ARMARIO (Adolescentes)


SIEMPRE LA PRIMERA MEDIDA A TOMAR ES CONSULTAR CON TU MÉDICO

Información para los padres de adolescentes de la comunidad   LGBTIQ+

Adolescentes homosexuales, lesbianas y bisexuales: información para adolescentes y padres

Si alguna vez se ha preguntado si es homosexual, lesbiana o bisexual, no está solo. Muchos adolescentes se hacen la misma pregunta. Esto es parte normal de la vida.

Tal vez ha sentido atracción hacia alguien de su mismo sexo o hasta ha besado o tenido otro contacto sexual con alguien de su mismo sexo. Pero la conducta sexual no siempre es lo mismo que la orientación sexual. La orientación sexual se desarrolla a medida que uno crece y experimenta nuevas cosas. Es posible que pase tiempo hasta que logre saberlo con certeza.

Así que no se preocupe si tiene dudas. Si con el paso del tiempo su atracción hacia los miembros del mismo sexo sigue aumentando, no es algo malo. Sencillamente es lo que uno es.

Siga leyendo para obtener información útil a medida que descubre más sobre sí mismo, sus amigos y su lugar en el mundo. También hay información que podría ayudar a sus padres a entenderlo mejor. 

¿Qué es la orientación sexual?

Comencemos con unas cuantas definiciones.

  • Orientación sexual: El hecho de que una persona se sienta atraída hacia alguien de su mismo sexo o del sexo opuesto. Por ejemplo:
  • Heterosexual: Personas que tienen sentimientos sexuales o románticos hacia personas del sexo opuesto. Los hombres se sienten atraídos hacia las mujeres y las mujeres hacia los hombres.
  • Homosexual o gay: Personas que tienen sentimientos sexuales o románticos hacia personas del mismo sexo. Los hombres se sienten atraídos hacia los hombres y las mujeres hacia las mujeres.
  • Bisexual: Personas que tienen sentimientos sexuales o románticos tanto hacia hombres como hacia mujeres. 
  • Lesbiana: Una mujer homosexual o gay.

¿Quiénes son gay?

Según algunos estimados, alrededor del 10 % de la población es homosexual o gay. Hay gente homosexual de todas las razas, edades, familias y tipo de cuerpo. La apariencia de una persona no permite saber si es homosexual. Sólo por el hecho de que un chico tenga algunas cualidades femeninas o una chica actúe masculinamente, no significa que sea homosexual.

¿Soy normal?

La homosexualidad no es un trastorno mental. Todas las principales organizaciones médicas, coinciden en que la homosexualidad no es una enfermedad o un trastorno, sino una forma de expresión sexual.

Nadie sabe cuál es la causa de que una persona sea homosexual, bisexual o heterosexual. Es probable que haya diversos factores. Algunos pueden ser biológicos, mientras que otros pueden ser psicológicos. Las razones pueden variar de una persona a otra. La realidad es que la persona no decide ser homosexual, bisexual o heterosexual.

Hable de sus sentimientos

Si está confundido o preocupado, es importante expresar sus sentimientos. Busque a alguien en quien confíe para hablar. Tal vez no sea fácil, pero al final es mejor hacerlo. Éstas son algunas de las personas con las que podría hablar:

  • Padres
  • Amigos cercanos o familiares
  • Su pediatra
  • Amigos homosexuales, lesbianas o bisexuales
  • Un maestro, consejero de la escuela, entrenador u otro adulto que lo guíe
  • Un ministro, sacerdote, rabino o consejero espiritual 
  • Un grupo de apoyo local para homosexuales, lesbianas y bisexuales

Revelar lo que se soy

Si el hecho de "salir del armario" o revelar su orientación sexual a los demás le provoca nerviosismo, esto es comprensible. No todos aceptan la homosexualidad, así que el compartir esta información puede ser difícil. Algunas personas se debaten por años hasta que finalmente deciden hacerlo. Otros mantienen su orientación sexual en secreto durante toda su vida.

Recuerde que sólo uno mismo puede decidir cuál es el mejor momento para compartir esta información con su familia y amigos. No se sientas presionado a "salir del clóset" antes de que se sienta preparado.

Éstas son algunas cosas que lo podrían ayudar a decidir:

  • Aprenda de otros. Hable con otros amigos homosexuales sobre sus experiencias. Esto podría ayudar a saber lo que se puede esperar. Las organizaciones juveniles de homosexuales también pueden ser una gran fuente de apoyo (ver información al final de esta publicación).
  • Escoja un buen momento y lugar para decírselo a su familia. Si esta información sale a relucir durante un conflicto o crisis familiar, podría ser aún más difícil que lo acepten. 
  • Prepárese a diversas reacciones, incluyendo asombro, negación, enojo, culpa, tristeza y hasta rechazo. Recuerde: usted ha tenido tiempo para aceptar su identidad. Dele tiempo a su familia y a sus amigos también. Trate de mantener una actitud abierta, honesta y paciente.

Un mensaje para los padres

El enterarse de que su hijo o hija es homosexual, lesbiana o bisexual puede ser difícil. Los padres suelen sentirse culpables y se hacen preguntas como éstas: "¿Hice algo que provocara esto?" ¿Hemos debido hacer algo distinto cuando era pequeño?" "¿Es mi culpa?" Aunque estas preguntas son comunes, no sirven de nada.

El rechazo tampoco es una buena respuesta. Es posible que a su hijo o hija le haya sido muy difícil aceptar su propia sexualidad. Pero sería devastador que además de esto usted lo rechazara. ¡Su hijo lo necesita mucho!

Así que respire profundo y piense. Tómese un tiempo para asimilar lo que su hijo le ha contado. Es posible que tenga que replantearse los sueños que tenía en cuanto al futuro de su hijo o hija. Es posible que tenga que lidiar con sus propios estereotipos negativos sobre las personas homosexuales, lesbianas y bisexuales. Pero no debe rechazar a su adolescente. Él o ella sigue siendo su hijo y necesita de su amor y apoyo.

Su adolescente no eligió ser homosexual, lesbiana o bisexual. Acéptelo y bríndele su apoyo cuando se presente cualquier problema. El médico podría estar en capacidad de ayudarle con este nuevo reto o remitirlo a un programa de apoyo. También podría ser útil hablar con otros padres cuyos hijos son lesbianas, homosexuales o bisexuales.

"SALIR DEL ARMARIO"

es un proceso de aceptación para toda la vida, es admitir y compartir la identidad de género o la orientación sexual propia con los demás. Tal vez sea algo que no tome mucho tiempo y fácil para algunas personas o un proceso más largo y difícil para otras.

Es importante que los padres de adolescentes lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBTIQ) recuerden que cada hijo es diferente y que tendrá sus propios sentimientos y vivirá diferentes experiencias en la vida.

"Me siento distinto a los demás niños..."

La sensación de ser "diferente" surge durante la infancia, aunque tal vez el niño no tenga claro lo que significa ese sentimiento. Los niños podrían empezar a explorar el género y las relaciones antes de "salir del armario" y compartir estos sentimientos de ser diferente a los demás son cosas que pueden ocurrir en cualquier momento. Para muchos niños, la identidad de género se vuelve clara al inicio de la pubertad, cuando desarrollan rasgos sexuales secundarios y atracciones románticas más intensas. Sin embargo, muchos adolescentes LGBTIQ han dicho que cuando lo piensan bien, comenzaron a sentir que había en ellos algo "diferente" muy al principio de la vida y, en el caso de jóvenes no conformes con el género asignado, esto podría ocurrir tan pronto como en la edad preescolar.

Es común que los adolescentes LGBTIQ se sientan asustados o nerviosos durante esta etapa. Algunos tal vez comiencen a sentirse aislados de sus compañeros, en especial si sienten que no encajan o son víctimas de burlas por ser diferentes. Recuerde que los niños que se sienten amados y aceptados por ser quienes son la pasan mucho mejor.

Los padres y las familias pueden:

  • Desempeñar un rol importante para proveer espacios seguros donde sus hijos puedan explorar sus intereses sin que los juzguen ni los cataloguen.

  • Apoyar amistades e interacciones sociales diversas sin tener expectativas relacionadas con el género.

  • Exponer a los niños a personas que trabajan y disfrutan de actividades fuera de las expectativas de género convencionales.

  • Participar en conversaciones y consultar periódicamente a sus hijos sobre sus intereses, sus grupos de amigos, las personas hacia las que se sienten atraídos románticamente y si están sufriendo acoso o burlas.

"Me parece que podría ser gay (o lesbiana, bisexual o trans), pero no estoy seguro y no sé cómo me siento al respecto..."

Fuera de sentirse "diferente", los jóvenes comienzan a preguntarse si tal vez sean "gays" (o lesbianas, bisexual o trans) o alguna otra etiqueta que prefieran. Muchos adolescentes tienen sentimientos encontrados cuando prueban por primera vez una nueva forma de identificación. Puede ser una mezcla de emoción, alivio y preocupación.

Muchos niños tal vez intenten reprimir esos sentimientos para satisfacer las expectativas de la sociedad, para encajar o incluso para evitar disgustar a sus padres o familias. En algunos casos puede que los adolescentes se sientan abrumados ante estos sentimientos, lo que aumenta el riesgo de depresión, ansiedad y otros problemas de salud mental. Por ejemplo, es posible que se aíslen por temor a verse expuestos o descubiertos. Puede que algunos adolescentes se sientan muy solos, en especial si viven en una comunidad que no tenga un sistema activo de apoyo para jóvenes LGBTIQ. Tener un lugar seguro y solidario en casa y buenas relaciones con los amigos ayudará a los adolescentes a lidiar con sus sentimientos y a enfrentar la discriminación.

"Acepto que soy gay, pero ¿qué dirán mi familia y amigos?"

Los adolescentes pueden aceptar que son LGBTIQ, pero aún no están listos para empezar a compartir esta información con los demás. Algunos se sentirán cómodos mostrando abiertamente su identidad mientras que otros tal vez no le cuenten a nadie por un largo tiempo. Es posible que los adolescentes traten de indagar cómo se siente usted respecto a su identidad de género y su orientación sexual. Hablar positivamente sobre personas famosas LGBTIQ o acontecimientos de la actualidad les hará saber que usted los apoya respecto a su identidad. 

La sociedad es cada vez más receptiva y acepta más a las personas LGBTIQ, y los jóvenes empiezan a salir del armario mucho más pronto de lo que ocurría en la generación anterior. Es posible que los niños salgan del armario primero en comunidades de internet o entre compañeros en los que crean pueden confiar y son más tolerantes antes de contarle a su familia.

Es importante que tanto los padres como los hijos se den cuenta de que la aceptación es un proceso en el que toma parte toda la familia. Así como  los niños LGBTIQ necesitan tiempo y apoyo para entender y aceptar su identidad, así mismo le ocurre a los padres.

"Le he contado a casi toda mi familia y a mis amigos que soy gay (o lesbiana, bisexual o trans)".

Los adolescentes se sienten seguros de sí mismos de quiénes son y comparten esa información con sus seres queridos. Se necesita coraje y valor para que un joven comparta lo que siente en su interior, en especial los adolescentes que no están seguros de cómo responderán sus familias. Tal vez tengan miedo de desilusionar o contrariar a sus familias o, en algunos casos, podrían temer sufrir daño físico o que los echen de sus casas. Reiteramos: por lo general los padres necesitan tiempo para asimilar la noticia. Si bien tal vez les lleve días, semanas o muchos meses aceptar la sexualidad o la identidad de género de su hijo, es importante que los padres demuestren amor y apoyo a su hijo, aunque no entiendan todo en su totalidad.

Salir del armario y enfrentar a los demás puede ser una experiencia liberadora, en especial para los adolescentes que son aceptados por sus comunidades y familias. Los adolescentes LGBTIQ tal vez se sientan libres para hablar abiertamente sobre sus sentimientos y, posiblemente, sobre sus relaciones románticas por primera vez. En el caso de adolescentes transgénero y no conformes con su género, se sienten libres de empezar a expresarse auténticamente de acuerdo con el género que sienten en su interior. 

Los padres y las familias pueden:

  • Cuando su hijo revele su identidad, brindarle apoyo y aceptación. Entender que, aunque la identidad de género no se puede cambiar, suele revelarse con el paso del tiempo a medida que las personas descubren más sobre sí mismas.

  • Aceptar y amar a su hijo tal y como es. Intentar entender lo que está sintiendo y por lo que está pasando. Aunque haya discrepancias, necesitará su apoyo y validación para convertirse en un adolescente y un adulto sano. 

  • Defienda a su hijo cuando sea maltratado. No ignore o no deje de prestar la atención debida a la presión social o el acoso escolar que su hijo pueda estar sufriendo. Consulte: Cómo ayudar a sus niños a evitar ser víctimas del acoso.

  • Deje en claro que no se tolerarán comentarios o chistes sobre el género, la identidad de género o la orientación sexual. Exprese su disgusto ante bromas o burlas cuando las presencie en la comunidad o en los medios de comunicación. 

  • Esté atento a las señales de alerta que pueden indicar problemas de salud mental, como por ejemplo, ansiedad, inseguridad, depresión, baja autoestima y cualquier problema emocional en su hijo y en otros que tal vez no tengan otra fuente de apoyo.

  • Ponga a su hijo en contacto con organizaciones, recursos y eventos de la comunidad LGBTIQ. Para ellos es importante saber que no están solos.

  • Celebre la diversidad en todas sus formas. Ofrezca acceso a una variedad de libros, películas y materiales, incluidos aquellos que representen de manera positiva las relaciones entre personas no conformes con su género. Hable sobre las personas famosas y modelos a seguir LGBTIQ que luchan por la comunidad LGBTIQ y las personas en general que demuestran valentía en medio del estigma social.

  • Apoye la expresión personal de su hijo. Conversen sobre la elección de ropa, joyas, peinados, amigos y la decoración de las habitaciones.

  • Busque bibliografías, recursos y apoyo si cree que necesita profundizar su propio conocimiento sobre las experiencias de los jóvenes LGBTIQ. 

 Recuerde...

Aunque esté teniendo problemas para entender la identidad o los sentimientos de su hijo, no deje de cumplir su función de padre o madre: esa es probablemente una de las formas más importantes de ayudar a un hijo a seguir sintiendo que es cuidado y aceptado. Se ha demostrado que sentirse amado es fundamental para la salud en general y el desarrollo de todos los niños, independientemente de su género u orientación sexual. Muchos padres necesitan buscar apoyo para entender y lidiar con sus propias emociones y sus preocupaciones durante la "salida del armario" de un hijo.

La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su médico podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Fuente:  EAVAAP

SIEMPRE LA PRIMERA MEDIDA A TOMAR ES CONSULTAR CON TU MÉDICO

 
EL BLOG DE ELALVE